Echar de menos

Me gusta cuando las canciones me recuerdan a personas que quiero. Con algunas recetas pasa lo mismo; es ver la comida montada en el plato y decir “Oh, me gustaría que estuvieses aquí”  o, a veces, “Oh, me alegro tanto de haberte perdido de vista pero, mira, te sigo queriendo un poquito en la distancia.”

Esto es un canapé de reno, rúcula, mozzarella e higo con aceite de oliva, pimienta negra recién molida y sal maldon sobre pan de anís. Es una variación nórdica, ya que en el momento de prepararla y de escribir estas líneas me encuentro en Estocolmo, de una delicia que, tiempo ha, me sugirió un querido amigo berlinés y que llevaba jamón ibérico en lugar de reno. Resulta una combinación perfecta de las dos maneras.

Y este festival comestible lleva fresas, arándanos, frambuesas, helado de vainilla y merengue. Es una copia descarada de un postre que Jenny Jenny Collier  preparó no hace mucho en su entonces recién estrenada casa londinense.

Pensad en alguien a quien queráis y cocinad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: