De pimientos verdes y cuasi jornadas de verano.

Una caprichosa jornada de verano, que se alarga de lunes a jueves hasta las 17:00, me obliga a comer estos estivales días en la oficina o en el increíble pero cierto bar “La Marea” del que ya hablaré en otra ocasión; o tal vez no.

Más de una vez, y más de dos, me he visto sumida en un mar de dudas a la hora de pensar y-yo-qué-como-hoy-eh-QUÉ-COMO-HOY. Las opciones asaltar la nevera y pillar unas lonchas de jamón, un trozo de queso y un yogur o bien cruzar la carretera y degustar un McMenú en el Carrefour de enfrente ya las tengo muy trilladas y me hacen jurar en arameo por no haber preparado algo rico, sanote y sabrosón en casa.

Se me ocurren ingeniosísimas excusas para justificarme a mi misma el no cocinar algo delicioso la noche anterior a la jornada laboral. Pero, ah amigos, dichas excusas palidecen y desaparecen de inmediato ante la visión de una belleza como el pimiento verde relleno que me voy a comer hoy y que con diligencia y alegría preparé ayer.

Os lo presento. Es este:

Y estos son los ingredientes que utilicé:

Chimpún.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: