Mildreds

A Geordon y a Leigh no les gusta Londres pero lo que si les gusta es comer en Mildreds. Siempre, sin falta.

Y yo, que no conocía este restaurante hasta que me trajeron ellos, ahora soy muy fan.

Antes de ir a Mildreds, Londres es un lugar frío y hostil. Luego ya no.

Comida deliciosa, sabrosona y colorida, raciones abundantes, sitio coqueto y pequeño con la cocina abierta todo el rato (¡VIVA!) que ni admite reservas ni llama taxis. Probablemente mi vegetariano favorito del mundo entero y parte del extranjero.

Como solo voy a Mildreds con Geordon y Leigh, y siempre que voy pido lo mismo, me invade un sentimiento de bucle cada vez que cruzo la puerta. Bucle en el que quiero seguir y que a la vez quiero abandonar ya que mi fidelidad al halloumi y al burrito me priva de degustar las demás maravillas que aguardan en la carta.

Normalmente comemos con vodkascolalight pero ayer todos teníamos que trabajar así que cocacolaslight sin más y agua acompañaron las viandas que vais a ver a continuación.

Halloumi con espinacas, tomates cherry y aliño de balsámico

Nunca consigo acabarme el burrito

Sweet potato no suena tan divertido como boniato pero no importa si lo sirven así de bien y lo acompañan de una mayonesa verde con ajo altamente adictiva

Vista aérea parcial. Al fondo, risotto de mozzarella y tomates secos con  judías verdes, espinacas y salsa cremosa de mostaza

La próxima vez, tal vez mañana mismo, intentaré con todas mis fuerzas pedir algo distinto. No sé si lo conseguiré.

pd: ¿Habéis probado ya la receta de Geordon de macarrones con queso? Es un festival.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: