Llegar tarde al pancake day

Ayer fue el pancake day y yo, que soy muy de participar en las tradiciones que implican festín, ni corta ni perezosa me dirigí al mercado a comprar todos los ingredientes necesarios para honrar este gran día.

Pero entre unas cosas y otras creo que he llegado la última a las celebraciones. No los hice para cenar, como tenía planeado inicialmente, y ya que hoy me tocaba levantarme inusualmente temprano empleé la visión de unos deliciosos pancakes para desayunar como fuerza centrífuga que me ayudase a salir de la cama. El resorte perfecto.

Ha funcionado.

He tenido que hacer cuatro pancakes para que al menos dos de ellos quedasen presentables. He pensado que si mi abuela Rosalía estuviera viva y pudiera verme se reiría mucho de mi por ser incapaz de hacer unas filloas como dios manda.

Los he acompañado con bacon horneado, manzanas fritas en mantequilla, sirope, crema agria y pepinillos. Aquí están.

Básicamente esto es mantequilla frita acompañando a grasa horneada y a mi me parece bien

Al mencionar a mi abuela y a las filloas me he acordado de este maravilloso post que escribió Alberto Jackson y que seguro que muchos habéis leído ya pero también seguro que otros aún no lo habéis hecho y os va a gustar.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: