Plan B

Despertarse a las 08:19 sin mediación alguna de despertador es una jodienda, para qué nos vamos a engañar, pero sirve para aprovechar el día y hacer planes tempraneros como ir a comprar churros a Broadway Market. O eso pensaba yo.

Hace un par de semanas, mientras paseaba por allí, oí un griterío que anunciaba “¡CHURROS ESPAÑOLES! ¡VENGA, QUE ME LOS QUITAN DE LAS MANOS!” y me dije: “caramba, mira qué bien, un día los pruebo.”

Así que hoy, llena de ilusión y alegría, me he vestido, he ido hasta allí, me he plantado ante el puesto de los churros y me he venido abajo.  Ante mí tenía unos entes fofos, blandurrios, congelados, de mentira. Desolación, tristeza, dolor.

Terrible.

No me ha quedado más remedio que huir, acudir a refugiarme y olvidar en otros puestos del mercado y montarme un plan B para desayunar.

Y ha salido esto.

Pan de centeno con tomate y queso Langres comprados en Broadway Market, fresas, pancakes con mermelada de naranja, zumo también de naranja y dos tés, un Lady Grey que me había hecho antes y me había dejado entero en la habitación y un English Breakfast calentito. Y, aunque no se come, al fondo se ve “A Study in Scarlet” de Arthur Conan Doyle, también adquirido en Broadway Market esta misma mañana.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: