Corner Room

Los planes inesperados suelen ser los mejores. Yo tuve extra de ellos este domingo y todavía me dura la felicidad.

Entre ellos estuvo descubrir, de la mano del sin par Simon Rigg, el Corner Room; restaurante que, desde ya, pasa a ser uno de mis favoritos de Londres. Escondido en una de las esquinas del impresionante Town Hall Hotel, un hotelazo en lo que era el antiguo ayuntamiento de Bethnal Green, está Corner Room, el restaurante asequible y encantador del chef Nuno Mendes. Dentro del mismo hotel está Viajante, también de Nuno Mendes, que todavía no he visitado así que no sé si es maravillosamente mejor, indignantemente peor o exáctamente igual, solo sé que es más caro.

Volvamos al Corner Room, que es donde estábamos. Menos de 10 mesas, coqueto, acogedor y con excelente servicio.  Muy solicitado (si queréis ir, llegad pronto) para la cena no admiten reservas y se llena en un santiamén. Cinco entrantes y cinco platos principales, lo ideal es ir con un par de amigos y pedir la carta entera, todo delicioso y el plato más a caro a £14, that’s the way, aha aha, I like it.

Esto es lo que tomamos nosotros.

Ceviche de lubina con láminas de hinojo

Venado a la brasa con dátiles y salsifí

Setas de cardo con berenjena ahumada y hierbas

Salmón confitado con miso y cebada

Me falta foto del que fue mi plato favorito, costillas de cerdo con setas caramelizadas y pak choi. Tendré que volver, solo recordarlo me planta una sonrisa de oreja a oreja.

Tras la cena nos fuimos a tomar cuatro espresso martinis (cada uno) al Off Broadway, pero esa es otra historia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: